Las 10 más populares del día

22 may. 2013

Me llaman sudaca


Intérprete: Carlos Cano 
Título: Me llaman sudaca
Autor: Carlos Cano
Disco: Mestizo 

Año: 1992 



Buenos Aires de mi vida,
América herida, te mando esta flor;
bebiéndome el mate amargo
marcado en un tango de bufa y charol.

Buenos Aires, Mar del Plata,
te canta mi corazón
que anda solo por el mundo,
como el vagabundo que perdió el amor.

Me llaman sudaca, 
soy latino, che...
Soy guapo de laca,
mando en el Café;
ando de rebajas
como El Corte Inglés;
ay Menem, ay Menem, ay Menem...

Valiente drama,
carne de cabaret
lamiendo el plato
como el perrito fiel.

Manda merengue,
garufa de salón,
marcando el paso,
perdiendo el corazón.

La madre patria,
menudo cuento che,
qué panorama,
que usted lo pase bien.

De milonguero
sin documentación
por esos mundos
vendiendo el culebrón

Cantando el tango
como una religión,
de un solo trago
se bebe el corazón.

Por eso no comprendo yo,
por eso me avergüenzo,
considerando 
lo que España pasó.

Me llaman sudaca,
soy latino, che...
Soy guapo de laca,
mando en el Café;
ando de rebajas
como El Corte Inglés;
ay Menem, ay Menem, ay Menem...

17 may. 2013

De La Loba...


Intérprete: La Canalla 
Título: De La Loba… 
Autor: Antonio Romera ‘Chipi’ 
Disco: Flores y malas hierbas 
Año: 2010 



De La Loba,
la gente murmura
verdades oscuras
de tiempos atrás.

Que si vino
una vez un marinero,
que con sus te quieros
la fue a enamorar.

Que si todas
las noches sin luna
rondaba su alcoba
por la madrugá.

Y La Loba,
sus carnes hambrientas,
saciaba en la puerta,
abierta en par en par.

Que lo mismo que aquel hombre
muchos más la pretendían,
y tuvo que huir La Loba,
llevando negra la honra
y el vientre lleno de vida.

Y aunque hay veces que quisiera
a la gente pregonarle,
para guardar su memoria,
prefiero callar su historia
y de La Loba que ni hablen.

Lo mismito
que a la Magdalena
le tiraron piedras
el día que se fue.

Arrastrando
como única pena
la de ser mas hembra
que cualquier mujer.

Yo no sé
lo que tiene La Loba,
porque por su boca
nunca dijo na.

Pero sé bien
el fin de su historia
y con mi silencio
la pienso enterrar.

Que lo mismo que aquel hombre
muchos más la pretendían,
y tuvo que huir La Loba,
llevando negra la honra
y el vientre lleno de vida.

Y aunque hay veces que quisiera
a la gente pregonarle,
que mientras la tuve viva
fue La Loba en mis fatigas
la más loba y la más madre.

De La Loba que ni me hablen.